• Registradores de temperatura

    Base de datos multiusuario, detección de apertura de puertas, alertas, informes, transmisión inalámbrica,…


BASE DE DATOS COOLLOGGER

DESCARGA DE LOS DATOS.MODELO RED


“Por fin he encontrado una solución ágil para controlar la temperatura de mis productos. Ya no tengo que apuntar los datos manualmente, y mis cámaras refrigeradas están monitorizadas permanentemente con Coollogger. ”

Control eficaz de la temperatura en una cadena de comida precocinada

Pedro es el dueño de un establecimiento de venta de comida precocinada en Bilbao. Siguiendo las directrices exigidas a nivel europeo para preservar la calidad de los alimentos y comidas preparadas, controla y registra diariamente la temperatura. Tiene 3 refrigeradores industriales en los que tiene establecidos como límites los -18ºC para comidas congeladas, 4ºC para comidas refrigeradas con un periodo de duración superior a 24 horas y 8 grados para comidas refrigeradas con un periodo de duración inferior a 24 horas.

Al igual que deben hacer el resto de las empresas del sector de la restauración, Pedro desarrolla y aplica sistemas permanentes de autocontrol, teniendo en cuenta la naturaleza del alimento, los pasos y procesos posteriores a los que va a someter cada uno de los alimentos y el tamaño de su establecimiento.

Los refrigeradores tienen un display donde se ve la temperatura y Pedro sigue un procedimiento básico que consiste en ir observando las mediciones durante toda la jornada. Ahora ha decidido empezar a mantener un histórico de temperaturas, pero está buscando una solución ágil, porque duda que anotar los datos le resulte sencillo con todo el ajetreo diario.

Por eso Pedro ha decidido usar los nuevos dispositivos Coollogger en sus refrigeradores. Cada Coollogger está identificado con un código que los distingue claramente, y gestiona desde el móvil la recepción y la gestión de todos los datos. Con este sistema, su móvil lee de forma automática cada 4 horas las temperaturas que ha ido midiendo cada dispositivo.

En caso de que alguna toma rebase los umbrales que ha determinado, Pedro recibe un aviso en su móvil, de forma inmediata tras cada lectura. Y los datos suben automáticamente a la nube, quedando disponibles para su consulta, o para descargarlos en pdf o en un fichero Excel, por lo que no necesita apuntar a mano los datos.

Este sistema ha convencido a Pedro. Tanto es así, que ha descargado la aplicación en una de las tablets de gestión del negocio, para tener una monitorización permanente de sus tres cámaras, todos los días y a todas las horas, que haga este seguimiento aun cuando su establecimiento esté cerrado. De esa forma podrá reaccionar rápidamente en caso de que surja cualquier problema con la temperatura.

Ver caso de éxito

pedro

PedroHostelero

“Cada día tenía que dedicar un rato a medir y apuntar la temperatura del refrigerador de medicamentos sensibles. Ahora desde la App de Coollogger mi móvil se encarga de hacerlo y si hay algún problema, me avisa inmediatamente.”

Control de temperatura en una farmacia

María es titular de una farmacia en Bilbao. Siguiendo las buenas prácticas exigidas a nivel europeo* para preservar la calidad de los medicamentos, controla y registra diariamente la temperatura. Tiene establecidos como límites los 25 grados Celsius para los medicamentos en general, y entre 2 y 8 para los  termolábiles (conservados en un refrigerador).

María  cuenta hasta ahora con un termómetro convencional de alcohol con mínimo y máximo para medir la temperatura ambiente del despacho. Y para el refrigerador, tiene otro termómetro, un modelo digital con pantalla, que le posibilita no abrir la puerta para anotar las temperaturas mínima y máxima. Es un proceso sencillo y son sólo 5 minutos pero, a fin de cuentas, 5 minutos cada día , al cabo de un mes ¡suponen hora y media!

Ahora María ha decidido utilizar los nuevos dispositivos inalámbricos Coollogger. Uno de ellos, en una zona soleada de la farmacia, la que en principio más probabilidades tiene de rebasar los 25 grados, y otro en el refrigerador. Cada Coollogger está identificado con un código que los distingue claramente, y gestiona desde el móvil la recepción y la gestión de todos los datos.

Con este sistema, su móvil lee de forma automática cada 4 horas las temperaturas que ha ido midiendo cada dispositivo. En caso de que alguna toma rebase los umbrales que María ha determinado (menos de 2 grados y más de 25), recibe un aviso en su correo electrónico, de forma instantánea tras cada lectura.

Los datos suben a la nube, y quedan disponibles para su consulta, para descargarlos en pdf o en un fichero Excel. Ya no necesita apuntar a mano los datos, y no tiene que preocuparse por la temperatura.

María está pensando dejar un móvil de forma permanente en su farmacia, que haga el mismo seguimiento, aun cuando ella no esté presente, porque le ha resultado un sistema práctico y muy eficaz.

Ver caso de éxito

maria

MaríaFarmacéutica

“Con Coollogger, mis clientes saben dónde está su producto, mis repartidores controlan fácilmente la apertura de las puertas de su furgoneta y yo tengo los registros de temperatura siempre accesibles en la nube.”

Control de temperatura en una empresa de distribución de productos refrigerados

La empresa de Juan tiene un almacén refrigerado y una flota de 20 furgonetas de reparto. Cubre una localidad bastante grande y sus vehículos cargan a primera hora productos frescos (pescado, carne, verduras) y hacen reparto durante todo el día. La temperatura es un reto constante, en invierno demasiado frío, en verano mucho calor…

Juan usa los equipos de registro de temperatura suministrados con los vehículos de reparto, pero está buscando algo que le dé un plus a sus clientes. Ahora entregan un papel con la temperatura del trayecto, pero la verdad es que no es ni práctico ni cómodo. Le gustaría compartir los datos de temperatura en tiempo real, tal y como le han pedido en ocasiones sus clientes respecto a la posición GPS.

El caso es que, con los nuevos dispositivos Coollogger, puede ofrecer este servicio a sus clientes. Coollogger se lee de forma automática desde un móvil Android o IOS, y transmite la posición GPS del punto de lectura. De modo que cualquier cliente que tenga el identificador del Coollogger de cada furgoneta, sabe si la temperatura está en rango, y también la posición del vehículo. Esto también supone una ventaja para poder gestionar la flota de manera más eficiente para Juan.

Además, los dispositivos Coollogger cuentan con sensor de luz que funciona como un detector de apertura de puerta. El conductor recibe en su móvil una alerta en caso de que el sensor detecte luz, por lo que él mismo puede juzgar si se ha abierto de forma accidental, o si alguien sin permiso está tratando de forzar la puerta.

Por supuesto, los datos de temperatura y tiempo suben a la nube de forma automática tras cada lectura, y quedan disponibles para su consulta, para descargarlos en pdf o en un fichero Excel y así poder guardarlos o enviarlos. Ya no tiene que entregar un papel a sus clientes, y ha conseguido ese plus de servicio que buscaba.

Lo mejor de todo, es que esta solución es extremadamente económica, sobre todo teniendo en cuenta que la duración de los equipos Coollogger puede alcanzar los dos años.

Ver caso de éxito

juan

JuanResponsable de logística

¿tienes alguna pregunta?

)
    is typing...

    Escríbenos y te atenderemos lo antes posible.

    Enviar mensaje Cancel